Menu
A+ A A-

Garage privado


Ezpeleta y Berazategui a la cabeza del reclamo

Nuevo Informe sobre campos electromagnéticos

  • Publicado en Salud
  • Visto 2182 veces
Aun así, insisten en poner otra subestación; ahora, en pleno centro de Quilmes Aun así, insisten en poner otra subestación; ahora, en pleno centro de Quilmes

Los vecinos autoconvocados de Berazategui contra la subestación Rigolleau, convocan a participar el jueves 7 de agosto, en el Aula de Conferencias, del edificio ex Liceo calle 50 y 115, en La Plata, a la presentación del “Informe sobre el impacto de CEM-FEB (campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja) de redes de distribución eléctrica, sobre el perfil de salud en conglomerados urbanos de alta densidad poblacional”.

El Programa Ambiental de Extensión Universitaria (PAEU) invita al acto de entrega del Informe sobre el impacto de CEM-FEB en barrios de Ezpeleta y Berazategui elaborado por la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata a solicitud de vecinos y organizaciones sociales de Berazategui que lo solicitaron.

Este estudio pedido por los Vecinos Autoconvocados por la Vida de Berazategui y distintas organizaciones que acompañaban nuestra Asamblea, surgió como respuesta de la Universidad a las problemáticas de electropolución presentes en todos los lugares donde hay subestaciones y cableados de media y alta tensión en zonas pobladas, y es una valiosísima herramienta científica para seguir adelante con los legítimos reclamos.

El caso más conocido es el de la subestación Sobral, Ezpeleta, con cientos de enfermos y fallecidos por la contaminación, hecho que venían denunciando desde varios años al igual que los vecinos del Barrio San Juan, de Berazategui.

Con estos antecedentes y ante la inminente instalación de la subestación Rigolleau, comenzaron la lucha en el barrio de Berazategui. A pesar de los 10 años de resistencia, esta subestación fue puesta en funcionamiento con el aparato represivo del Estado en 2012, lo que no dio solución al problema energético, como se proclamó para justificar la violencia institucional desatada sobre los vecinos en plena democracia.

En 2012 los vecinos de todo el país conformaron la Red de Barrios Irradiados de la República Argentina, que trabajó en un proyecto de Ley Sanitaria que regule estas obras.

El proyecto fue ignorado por las autoridades a pesar de las mortales consecuencias que sufren los vecinos de las subestaciones en los Barrios Primavera y San Juan de Berazategui, Ezpeleta, Varela, Claypole, Gutiérrez, Barrio Malvinas Argentinas en Jujuy; Carlos Paz, Córdoba; Misiones, y siguen con sus mismos negociados en Quilmes, San Nicolás, Brandsen, Ituzaingó, Vicente López entre los muchos afectados.

Estudios internacionales y nacionales confirman y advierten a las autoridades de la mortal incidencia de los campos electromagnéticos de frecuencia baja en la salud humana. De hecho en muchos países sus legislaciones protegen a la ciudadanía, exigen a las empresas que tanto subestaciones como cableados de alta y media tensión no emitan una radiación superior a las 0,3 micro teslas (unidad de medida de campos CEM) y en algunos países se regula 0,1 micro teslas como medida precautoria, ya que medidas superiores ponen en riesgo la salud de la población, con diversas enfermedades, cáncer y leucemia infantil.

Aquí seguimos con la Resolución 77 emitida por el Ministerio de Economía en 1998, referida al ambiente que permite 25 micro teslas, pero que no contempla la salud, en esto se amparan las autoridades y las empresas para hacer sus negociados sin importar la población e ignorando los estudios científicos que demuestran el daño de la electropolución.

Los vecinos exigen Justicia y la derogación de la inconstitucional Resolución 77/98. Dicen “No a las subestaciones y sus cableados en zonas pobladas”. Piden asistencia oficial e inmediata a las victimas de la contaminación y una ley sanitaria, ya para tener “luz sin contaminación”. Reclaman el “cierre y traslado de subestación Rigolleau a una zona no poblada y basta de represión ni persecución a los reclamos sociales”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

volver arriba