Menu
A+ A A-

Garage privado


La muerte de una militante revolucionaria y concejal en Quilmes

¿QUIEN FUE CORA OTAMENDI?

  • Publicado en Política
  • Visto 2300 veces

La faceta menos recordada en las crónicas periodísticas fue la de su participación junto a Ariel Bucich en los sectores filo montoneros que combatieron a la penúltima dictadura.

Nacida el 28 de agosto de 1944, luego de criarse en el campo vino ya de adolescente a Quilmes, enviada por sus padres junto a sus hermanos para que fueran a la escuela secundaria.

Ya como profesora particular, hacia 1967 se casó con Ariel Bucich. Junto a él trabajó en el estudio fotográfico publicitario hasta que en 1968 comenzaron a militar de manera clandestina contra la dictadura de Onganía; fueron sus primeros pasos en política.

“En la primera juventud como no había participación política, empezamos a trabajar en los barrios con los curas progresistas y así conocimos la problemática social. De ese modo empezamos a trabajar socialmente. Cuando comenzamos a vislumbrar una etapa política pensamos que lo social había que volcarlo a la política porque la política resolvería esa problemática. O al menos debería serlo”, le contó a la periodista Analía Carnovale.

En 1971 abrieron su primer local partidario.

Al año siguiente, participó de corridas en pleno centro de Quilmes y hasta de los atentados contra una concesionaria en Av. Yrigoyen casi al límite con Bernal.

Del primer episodio, que mereció cinco fotos en la portada del diario El Sol (Ver: “Evitaron concentraciones los operativos policiales”, del jueves 29 de junio  de 1972) Cora le relató su participación al periodista Alberto Moya, quien comparte esta dramatización literaria en exclusiva para Art.14:

 

En Quilmes, por Rivadavia, doscientas personas en su marcha a la plaza San Martín coreaban:

–¡Pan y Trabajo / la dictadura, abajo!

–¡Por un Argentinazo / armemos nuestros brazos!

Muchos comercios estaban cerrados; otros se apuraban a bajar sus persianas.

–¡Yanquis: atrás / los pueblos quieren paz!

–¡El pueblo unido/ jamás será vencido!

Al llegar a Moreno, se detuvieron. Ariel Bucich improvisó:

–¡Estamos acá porque queremos combatir al régimen!

Cuando salieron hacia la estación y la montada (frente a la oficina de diario El Sol) cargó contra ellos, respondieron con piedras. Aún apaleados, continuaron con las pedradas. Sólo al tenerlos muy cerca, se dispersaron…

… Pero para reagruparse en Rivadavia y Lavalle, donde comprobaron que a la carga de la montada se sumaban dos vehículos.

Una cuadra al norte, en Alsina, algunos jóvenes improvisaron una barricada que sería desarmada por policías, entre los que uno de civil ordenó:

–¡Que manden perros!

La montada avanzó por Rivadavia:

–¡Vamos! ¡Circulen; circulen!

Algunos acataron; otros, como Cora Otamendi, discutieron. Néstor Rojas fue de los que entraron en una escuela, a dos cuadras de Rivadavia, y tocaron la campana para arengar a que los pibes salieran a la calle. Subieron a una obra para arrojar tablones contra los uniformados. Una cuadra al sur, en Alem entre San Martín y Moreno; como en Garibaldi y Alvear, tiraron cajones o esparcieron vidrios. No atentaron contra las propiedades ni tuvieron detenidos, como en Berazategui, donde centenares de estudiantes con estribillos y carteles contra la dictadura frente a una Policía que, aun con “inusitado” despliegue, detuvo a pocos.

 

También marchó para recibir a Perón el 17 de noviembre de 1972, donde su marido estuvo al frente de una columna de Montoneros como parte del punto más alto de la campaña Luche y Vuelve, de la que participaron Mari Alburúa, Petti y Urbano Ciavaglia.

“Ese día llegué a la Plaza de la Juventud a las ocho de la noche, bajo la lluvia”, recordó Cora ante el escritor.

Y llegaron hasta el alambrado del aeropuerto, hasta que la represión los obligó a correr por detrás para meterse en un barrio, desde donde vio acercarse los tanques.

Por entonces, acompañaban a Sívori, dirigente sindical y candidato a intendente.

Era una época agitada, en la que la rápida salida hacia la democracia fue consecuencia de la aceleración de los tiempos que siguieron a la masacre de Trelew.

Algunos capitostes del pejotismo quisieron dejar afuera a los sectores de la Juventud que ella integraba. Por eso, a último momento, debieron armar una lista para las elecciones de 1973, “Sobre la hora”, según recordara Lila Mannuwal (actual secretaria de Derechos Humanos de la comuna).

Las algarabías de esos días se tornaron en nubarrones que también a ella la cubrieron cuando debió escapar de los tiros durante la emboscada en Ezeiza el 20 de junio. Esas otras corridas las emprendió cubriendo su embarazo de 7 meses, el tiempo transcurrido desde el primer regreso de Perón.

El sector de Cora tuvo sus diferencias con el intendente de entonces, José Rivela, a quien sin embargo, consideró “otro león herbívoro; que me perdone el general” rememoró entre risas.

Sin ocupar cargos políticos, ella y Bucich siguieron trabajando en el estudio fotográfico con una sucursal en Bs. As, para entonces Ariel había hecho sociedad con el luego célebre Tristán Bauer.

La fotografía les sirvió para ganarse la vida durante la última dictadura hasta 1983.

Participó de la recuperación democrática de esa década pero sobre los ’90 declaró: “Nunca acorde con la política menemista, lo dije en aquel momento y lo sostengo. Estoy muy contenta con la política actual (la era K)”.

Cora fue madre de cinco hijos.

Fue concejal de Quilmes desde 2001 por tres mandatos hasta el período que terminó en diciembre de 2013.

 

Condolencias

El intendente y presidente del PJ local, Francisco Gutiérrez, manifestó su pesar: "En nombre del pueblo de Quilmes, hacemos llegar nuestras condolencias a la familia de la querida y entrañable Cora".

La Corriente Peronista Felipe Vallese expresó su pesar "por el fallecimiento de la compañera Cora Otamendi, un ejemplo de lucha y compromiso político".

El senador Alberto De Fazio, ex compañero en el bloque de ediles, publicó en su cuenta de facebook: “Nos ha dejado la Compañera Cora Otamendi. Ejemplo de humildad, honestidad, sacrificio y militancia peronista. La recordaremos con orgullo y alegría. Será un ejemplo permanente para todos nosotros. ¡Hasta la Victoria, Cora, siempre!”.

El editor de prensa Norberto Giallombardo, publicó: “para quienes hacemos BERNAL.ES, lamentamos la desaparición de una amiga de la juventud y rescatamos aquellos tiempos de los años sesenta en que compartimos la edición de la otrora popular revista del Quilmes Atlético Club ‘La Espumita’”.

Su voz ha quedado conservada gracias a las nuevas tecnologías en http://www.goear.com/search/Cora-Otamendi-(Concejal-Quilmes)

Comentarios   

+2 #1 Viviana Aldrey de Balbuena 07-08-2014 10:13
Compañera y amiga de tantos años. Juntas integrabamos el grupo de catequistas en la parroquia Nuestra Señora de Lujan, juntas militabamos .... fuiste mi gran apoyo en la Liga de Amas de Casa de Quilmes! Descansá en paz! HLVS!
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

volver arriba